viernes, 29 de mayo de 2020

Hombres en las estrellas vestidos para fiesta


A los dos tipos de esta imagen se les ve caminando uno detrás del otro en un corredor límpido que casi pareciera un decorado de un costoso set hollywodense, y ellos, vestidos con hermosos trajes futuristas, como salidos de una secuela de 2001 Odisea del espacio o de Interstellar. Ciencia ficción pura y dura. Sin embargo, son los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley a punto de embarcarse en la Crew Dragon, a uno se le ve sonriendo y el otro tiene la mirada puesta en el horizonte en esta fotografía promocional del que se espera sea el primer viaje de una empresa privada en poner hombres en órbita. El despegue estaba programado para el día miércoles pero el mal clima hizo que se pospusiera para mañana sábado y tiene como destino la Estación Espacial Internacional en una misión de unos tres meses, aunque la misión de estos dos es lo que menos parece importarle a todo el mundo, o al menos a mí. El quid del asunto es que el espacio entre ciencia ficción y realidad se acorta cada vez más, y con ello nuestra forma de verla. Que estos trajes intravehiculares parezcan tan futuristas y que sin embargo sean parte de nuestro presente, nos lleva a una cuestión que para la literatura de ciencia ficción es fundamental. La ciencia ficción, concentrada inicialmente en los entresijos de la modificación de nuestras vidas por medio de la tecnología, ahora está volcada por completo a otros aspectos más mundanos y adopta preocupaciones sociales que fueron exploradas ampliamente por la novela negra (corran a ver The Expanse) y en donde ya no importa el decorado, pues Elon Musk se ha encargado de dárnoslo, sino la esencia de lo humano. Pues ahora, mientras más rápido se toca el cielo, más interesan los problemas de la tierra, la sal de la tierra. Y nosotros, simples mortales, vemos complacidos cómo los hombres alcanzan las estrellas vestidos a la moda.

6 comentarios:

  1. No se que decirte ya que lo ue estamos viviendo un virus credo para dominar el mundo por los chinos me asusta No tengo tiempo de leer otra cosa Tu texto formidable como todo lo que presentas siempre de calidad en tu nuevo y bello blog
    Abrazos querido desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este 2020 nos ha enseñado que aun cuando esperemos poco, siempre podemos recibir menos. Va un brazo de vuelta para ti.
      Te sigo leyendo.

      Eliminar
  2. Es que el espacio es el futuro de la humanidad. Por supuesto no será en este siglo ni tal vez el que viene. Pero el último humano seguramente no morirá en nuestra querida Tierra.
    Te aseguro que daría dos años de mi vida si pudiera distribuirlos a lo largo de los próximos años para ver qué encontraremos ahí fuera. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, allí está el futuro. Y te aseguro que yo daría un poco más.
      Gracias por pasar.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Te vine a dejar un abrazo.Andas perdido escritor ¿estas bien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida, sucede que este fin del mundo nos ha tomado haciendo mucho trabajo de oficinista. Solo eso.
      Gracias por pasar. Te mando un abrazo fuerte de vuelta.

      Eliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.